Ibrahim siempre te seguiré


No hay nada mas dificil que no engañarse a uno mismo.

Archivo del blog

Poemas de Fernando Pessoa

|
Autopsicografía

EL poeta es un fingidor.
finge tan profundamente
Que hasta finge que es el dolor
El dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe
Sienten, en el dolor del leído,
No los dos que el poeta vive,
Sino aquel que no han tenido.

Y así va por su camino,
Distrayendo a la razón,
Ese tren sin real destino
Que se llama corazón.

Navidad

Nace un dios. Otros mueren. La verdad
no vino ni se fue: el Error cambió
Tenemos ahora otra Eternidad
y era siempre mejor lo que pasó.

Ciega, la ciencia, la estéril gleba labra.
Loca, la Fe vive el sueño de su culto.
Un nuevo Dios es sólo una palabra.
No busques
ni creas más: todo es oculto.


POESÍA INÉDITA

Fernando Pessoa
Traducción: Maricela Terán

Primer Fausto

IX

Al soñar yo vencí mundos
mi vida un sueño fue.
Cierra tus ojos profundos
a la verdad que duele.
La ilusión es la madre de la vida:
Fui loco, y todo por Dios.
Sólo la locura incomprendida
va hacia los cielos.
IX

A sohnar eu venci mundos
Minha vida um sonho foi.
Cerra teus olhos profundos
Para a verdade que dói.
A Ilusão e mãe da vida:
Fui doido, e tudo por Deus.
Só a loucura incompreendida
Vai avante para os céus.
X
Fragmento del parlamento de Goethe

Del fondo de la inconsciencia
Del alma sobriamente loca
saqué poesía y ciencia
y no poca.
¡Maravilla del inconsciente!
En sueño, sueños creé.
Y el mundo atónito siente
Cómo es bello lo que le di.
X


Do fundo da inconsciência
Da alma sòbriamente louca
Tirei poesia e ciência,
E não pouca.
Maravilha do inconsciente!
Em sonho, sonhos criei.
E o mundo atónito sente
Como é belo o que lhe dei.

El horror de conocer

Una nota suelta, encontrada entre los fragmentos de este poema dramático, revela la revolucionaria y audaz intención de hacer surgir en escena –como exponentes de las victorias de la locura– las figuras de Cristo, Mahoma y Buda, por un lado, y, por otro, a Shakespeare, Goethe y Camões. Desgraciadamente de esa intención no quedaron sino brevísimos e incompletos fragmentos. Este poema forma parte del parlamento de Cristo, interpelando a Fausto.
Oh horror de conhecer

Uma nota solta, encontrada entre os fragmentos deste poema dramático, revela a revolucionária e audaciosa intenção de fazer surgir em cena –como expoentes das vitórias da loucura– as figuras de Cristo, Maomé e Buda, por um lado, e, por outro, Shakespeare, Goethe e Camões. Infelizmente não ficaram dessa inten-ção mais do que brevíssimos e incompletos fragmentos. Esta faz parte da fala de Cristo, interpelando Fausto. (João Gaspar Simões y Luiz de Montalvor )

0 comentarios:

Publicar un comentario