Ibrahim siempre te seguiré


No hay nada mas dificil que no engañarse a uno mismo.

EL INTERcAMBIO SIMBOLICO Y LA MUERTE: Baudrillard

|
  1. 1. EL INTERcAMBIO SIMBOLICO Y LA MUERTE:
  2.  EL CUERPO O EL OSARIO DE SIGNOS: Baudrillard
  3.  El cuerpo marcado 
  4. Toda la historia actual del cuerpo es la de su demarcación, de la red de marcas y de signos que lo cuadriculan, lo parcelan, lo niegan en su diferencia y ambivalencia radical para organizarlo en un material estructural de intercambio/signo, y resolver su virtualidad de juego y de intercambio simbólico en una sexualidad tomada como instancia determinante, instancia fálica. En este sentido el cuerpo es, bajo es signo de su “liberación”, considerado dentro de un proceso cuyo funcionamiento y estrategia son los mismos de la economía política.Moda, publicidad, nude-look, teatro desnudo, striptease, es de una variedad y monotonía absolutas.Las pulseras, collares, anillos, cinturones, joyas, cadenas; en todo lugar el escenario es el mismo: una marca que toma fuerza de signo y función erótica perversa, una línea de demarcación q simboliza la castración, que parodia la castración como articulación simbólica de la carencia, bajo la forma estructural de una barra q articula dos términos plenos. La barra juega como termino respectivo, es una zona del cuerpo,zona erótica, erotizada, erigida en significante fálico de una sexualidad convertida en puro y simple concepto, puro y simple significado.En ese esquema la castración esta significada (pasa al estado de signo). El desnudo y el no desnudo juegan en oposición estructural y contribuyen a la designación del fetiche. Lo mismo con el borde de lamedia sobre el muslo: el poder erótico de esa imagen proviene , no de proximidad del sexo real sino de qu el temor del sexo queda allí detenido con una puesta en escena de la castración. El cuerpo desnudo y metonímicamente convertido por esta censura en efigie fálica, objeto fetiche de contemplación ymanipulación. La erotización consiste en la erectilidad de un fragmento del cuerpo sellado por la barra, en esafantasmatizacion fálica de todo lo q esta mas alla de la barra en posición de significante, y en reducción simultanea de la sexualidad al rango de significado (valor representado).Se lee hasta el menor detalle, la pulsera que ciñe el brazo o tobillo, el cinturón, collar, sortija, instauran al pie,la cintura o al dedo como eréctiles. No hay ninguna necesidad de rasgo o singo visible: despojado designos es una castración representada y des-representada, como actua la eroticidad del cuerpo entero e nla desnudez.Que el pie, el dedo, nariz o cualquier parte puedan jugar como metáfora del pene, no es en virtud de su forma emergente, no tiene valor fálico mas q sobre la base de ese corte fantasmatico q los erige, todo se vuelve en la equivalencia fálica.La boca pintada es fálica (pintura y maquillaje forman parte importante del arsenal de valoración estructural del cuerpo). Una boca maquillada ya no habla, no tiene como función hablar, ni comer, ni besar.Mas alla de esas funciones de intercambio se instala la función erotica y cultural perversa, la boca fascinante como signo artificial, trabajo cultural, juego y regla del juego. La boca maquillada, objetiva da como joya, cuyo valor erotico no proviene en absoluto de su subrayado como orificio erógeno, sino la pintura constituye en cierto modo el rasgo fálico, la marca q la instaura en valor de intercambio fálico.El deseo es cuando se funda en la perdida, en el abrirse del uno al otro, se vuelve negociable, en términosde signos y valores fálicos son intercambiados, catalogados en una equivalencia fálica general.
  5. 2. Lo mismo sucede con la mirada. Lo que realiza el mecho sobre el ojo es la denegación de la mirada como dimensión perpetua de la castración, al mismo tiempo que ofrenda amorosa. Ojos metamorfoseados por el maquillaje, es la reducción estatica de esa amenaza, de la mirada del otro donde el sujeto puede verse en su propia carencia. Esos ojos sometidos al trabajo del signo, tienen la redundancia del signo: se exaltancion su propia fascinación y su seducción proviene de ese onanismo perverso.El objeto mas vello es el cuerpo de la mujer. El cuerpo desvelado de la mujer, en las mil variantes del erotismo es la emergencia del falo, del objeto fetiche, es un gigantesco trabajo de simulación fálica, a la vez que el espectáculo de la castración.El privilegio erótico del cuerpo femenino juega tanto para las mujeres como p hombres. Una misma estructura perversa juega para todos: centrada en la denegación de la castración juega con el cuerpo femenino como con la inminencia de la castración. La progresión lógica del sistema lleva a un recrudecimiento erótico del cuerpo femenino, porque este, privado de pene, es el que mejor se prensa a la equivalencia general fálica. Si el cuerpo masculino no permite el mismo rendimiento erótico es porque no permite ni el llamando fascinante de la castración, ni de superación continua. No puede realmente volverse jamás objeto liso, cerrado, perfecto. Es menos disponible para la demarcación,La erectilidad puede ser transferida bajo control a todo el abanico de objetos y del cuerpo femenino.Habria q ver como interviene, en este privilegio erótico de la mujer, la sujeción histórica y social, tratando de ver si interviene respecto a toda discriminación política, el mismo proceso de desconocimiento que respecto a la diferencia de los sexos en el fetichismo; lo cual resulta en una fetichizacion de la clase o delgrupo dominado. Todo el material significante del orden erotico no esta hecho mas q de la panoplia de los esclavos (cadenas, collares, látigos), de los salvajes (negritud, desnudez, tatuajes). Lo mismos con el cuerpo de la mujer, anexado a un orden fálico cuya expresión política la condena a la inexistencia.La desnudez segundaCualquier cuerpo o parte del cuerpo puede intervenir funcionalmente de la misma forma, siempre q sea sometido a la misma disciplina erótica: se necesita toda diferencia erógena habiendo sido conjurada por la barra estructural q designa a ese cuerpo, barra visible en el vestido, la joya, el maquillaje, invisible en la desnudez total, pero siempre presente, puesto q envuelve al cuerpo como una segunda piel.Es característica la omnipresencia en el discurso publicitario del “casi desnuda”, del “desnuda sin estarlo,como si usted lo estuviera”, los pantalones ceñidos en los que “usted esta mas desnuda que al natural”:todo esto para reconciliar el ideal naturalista de vivir su cuerpo “en directo”, con el imperativo comercial dela plus-valía.La verdadera desnudez encuentra aquí su definición como desnudez segunda: es la del vestido ceñido X oY, del velo transparente, esta desnudez esta resaltada por el espejo; es en la repetición como la mujer fija“el cuerpo con el q sueña: el suyo”. El mito publicitario tiene aquí razón: no hay otra desnudez que la que se repite en los signos, la q se envuelve en su verdad significada y q restituye la regla fundamental del cuerp oen materia erotica, la de volverse la sustancia diáfana, lisa, depilada, de un cuerpo glorioso y asexuado.Ej perfecto el film de Golgfinger (James Bond): Todos los orificios tapados, es el maquillaje radical, q hace de su cuerpo un falo impecable (q sea de oro subraya la homología con la economía política), y que desde luego equivale a la muerte. La play girl desnuda, morirá de haber encarnado, hasta el extremo, el fantasma de lo erotico. Pero lo mismo sucede con toda piel en la estética funcional, en la cultura de masas
  6. 3. del cuerpo. Prendas ceñidas, fajas, guantes, vestidos y ropa “cerca del cuerpo “, sin contar el bronceado:es siempre el leitmovit de la “segunda piel”, es siempre la película transparente  quevitrificara el cuerpo.La piel misma no se define como “desnudez”, sino como zona erógena: medio sensual de contacto y de intercambio. Esa piel porosa, agujereada, donde el cuerpo no se acaba y q solo la metafísica establece como línea de demarcación del cuerpo, es negada en provecho de una segunda piel no porosa, sin exudación ni excreción, ni caliente ni fría, sin granos ni asperezas, sin espesor, sin orificio. Todas esas cualidades (frescura, suavidad, transparencia), son de clausura; grado cero resultante de la denegación delos extremos ambivalentes.Esta vitrificación de la desnudez esta emparentada con la función obsesiva del revestimiento protector de esos objetos: impermeabilizados, plastificados, etc, y con el trabajo de cepillado, de limpieza que  tiende avolverlo a poner permanentemente en estado de pulcritud, de abstracción impecable.Desnudez “diseñada”, no subentiende nada detrás de la red de signos q teje, sobre todo, no u cuerpo: niun cuerpo de trabajo, ni de placer, ni erógeno, ni desgarrado; sobrepasa todo eso en un simulacro decuerpo pacificado.Utopía de la desnudez, del cuerpo presente en su verdad: es todo lo mas la ideología del cuerpo la que puede ser representada. El indio decía: “El cuerpo desnudo es una mascara inexpresiva que oculta lav erdadera naturaleza de cada uno”, quería decir q el cuerpo no tiene sentido sino marcado, revestido de inscripciones.Su desnudez misma se vuelve entonces contra el y lo aureola de una censura aérea e ineluctable: la segunda piel. La piel, se repite en la significación: siempre es ya la segunda piel. no es la ultima, pero es siempre la única.En esta redundancia de la desnudez-signo, que trabaja para restituir el cuerpo como fantasma de totalización, reencontramos la especulación infinita del sujeto de la conciencia a través de su imagen en elespejo, captando y resolviendo formalmente en la duplicación la división irreductible del sujeto.Clausura del espejo, duplicación fálica de la marca: en ambos casos el sujeto se seduce a si mismo.Seduce a su propio deseo y lo conjura en su propio cuerpo duplicado por los signos. Detrás del intercambio de signos, detrás del trabajo del código, el sujeto puede esquivarse y recuperarse: esquivar el deseo del otro (su propia carencia) y verse sin ser visto.Es importante distinguir entre el trabajo de inscripción y de marca a nivel del cuerpo en las sociedades“primitivas” y en nuestro sistema contemporáneo. Fácilmente se lo confunde en la categoría general de expresión simbólica del cuerpo, como si existiera un mismo modo de significación desde la noche de los tiempos hasta la espera de la economía política.A la inversa de los nuestros, en los q los signos se intercambian bajo el régimen de un equivalente general, el marcado del cuerpo, tiene por función la actualización inmediata del intercambio simbólico, del intercambio con los dioses o dentro del grupo; intercambio q no es negociación por parte del sujeto de su identidad, tras la manipulación de los signos, sino en el q el consume su identidad, se pone en juego como sujeto en la posecion/desposecion; el cuerpo entero se convierte en material de intercambio simbólico.Cuando el indio dice: “en mi, todo rostro”, para responder a la interrogación del blanco sobre la desnudez de su cuerpo, dice con eso q todo el cuerpo esta en el entregado al intercambio simbólico, mientras que en nosotros tiende a reducirse únicamente al rostro y a la mirada. Para el indio, los cuerpos se miran y se
  7. 4. intercambian todos sus signos, q se consumen en una relación incesante. Para nosotros, el cuerpo se encierra en sus signos, se valoriza mediante un calculo de signos q intercambia bajo la ley de la equivalencia y de la reproducción del sujeto. Es el y no el salvaje, el q esta en pleno fetichismo: a través del hacer valer su cuerpo, es el quien esta fetichizado por la ley del valor.El strip-teaseNo se strip ni se tease…, se hace parodia. Soy un mistificador: damos la impresión de mostrar la verdad desnuda, la mistificación no podría llegar mas lejos, Es lo contrario de la vida. Porque  cuando ella esta desnuda, esta mucho mas ataviada q vestida.Strip-tease de sueño: La mujer del espacio cuanto mas lentamente se mueve una mujer, mas erotica resulta.La desnudez de las playas no tiene nada q ver con la desnudez de la escena. En escena, ellas son diosas,son intocables..La ola de desnudez, en el teatro y en otras partes, es superficial, se limita a un acto mental.En otras partes presenta la realidad: aquí sugiero sino lo imposible. La realidad del sexo q se despliega entodas partes disminuye la subjetividad del erotismo.El strip-tease es una danza: su secreto es la celebración auto-erotica por una mujer de su propio cuerpo, que se vuelve deseable en esa misma medida. Es esa lentitud la q indica q los gestos de q se rodea la mujerson los del otro. Sus gestos tejen alrededor de ella el fantasma del compañero sexual. Pero al mismo tiempo, ese otro queda excluido, puesto q ella lo sustituye y se apropia de sus gestos según un trabajo de condensación. Todo el secreto erotico del strip-tease esta en esta evocación y revocación del otro,mediante gestos cuya lentitud es poetica, Solo es bueno el strip q refleja el cuerpo en ese espejo de gestos; el gestual es el equivalente moviente de esa manopla de signos, de marcas q actúan asimismo en la puesta en escena eréctil del cuerpo a todos los niveles de la moda, del maquillaje y de la publicidad. El mal strip es el del desvestirse puro y simple, que no hace sino restituir la desnudez, omite esa hipnosis del cuerpo, para entregarlo a la con cupiscenciadiscreta del publico. No es q el mal strip no sepa captar el deseo de la sala; al contrario, sino q la mujer noha sabido recrear para si misma su cuerpo como objeto encantado.El mal strip es el q esta acechado por la desnudez, o por la inmovilidad ( o ausencia de ritmo, la brusquedad del gesto): no hay entonces en escena mas q una mujer y un cuerpo “obscenos”. La strip-teasera es una diosa y la prohibición lanzada sobre ella, la q ella traza a su alrededor, no significa q no sele puede tomar nada, sino q no se le puede dar nada, porque ella se da todo a si misma. Cada prenda q caeno acerca al desnudo, a la verdad desnuda del sexo, al caer designa como falo q desnuda; devela a otra, yel mismo juego se profundiza a medida q el cuerpo emerge cada vez mas como efigie fálica, al ritmo delstrip. No es un juego de despojar de signos hacia una profundidad sexual, es un juego ascendente deconstrucción de signos; cada marca adquiere fuera erotica por su trabajo de signo, es decir, por el vuelco qopera de lo q no ha sido jamás (la perdida y la castración) a lo q designa en su lugar: el falo. Es por esto qel strip-tease es lento: porq es discurso, construcción de signos, elaboración minuciosa de un sentido diferido.La fijeza de la mirada es un elemento esencial de la buena stripteasera. La mirada fija q solo sirviera para señalar la prohibición, situaría al strip en una especie de porno drama represivo. El buen strip no es eso,ese dominio de la mirada no es frialdad, es a condición de redefinir el cool como una cualidad muy
  8. 5. especial de toda la cultura actual de los media y del cuerpo, y q no es del orden de lo calido y lo frio. Esa mirada es la mirada neutralizada de la fascinación auto-erotica, la de la mujer/objeto que se mira y cierra los ojos sobre si misma, es el colmo de la perfeccion y de la perversión.El cuerpo ideal q este estatuto dibuja es el de la maniquí, q ofrece el modelo de toda esta instrumentación fálica del cuerpo. Es su propio cuerpo lo que  la mujer rodea de una manipulación sofisticada, hace de el el paradigma de la seducción. Aquí radica en ese proceso perverso q nace de ella y de su cuerpo sacralizado un falo viviente, la verdadera castración de la mujer.Estar castrado es estar cubierto de sustitutos fálicos. La mujer esta cubierta de ellos, esta intimada a hacerde su cuerpo un falo. Y si las mujeres no son fetichistas es porque realizan ese trabajo de fetichizacion continua sobre si mismas, se vuelven muñeca. Este juego de tapas y destapar es lo q constituye su valor simbolico para la infancia, y en este juego a la inversa es q regresa toda la relación objetual y simbólica,cuando la mujer se hace muñeca, se vuelve su propio fetiche y el fetiche del otro.La fascinación del strip-tease como espectáculo de la castración provendría de la inminencia de descubrir,de buscar por todos los medios no descubrir q no hay nada.El propio cuerpo de la mujer, fetichizado, intercepta ese punto de ausencia de donde resucita, intercepta ese vértigo con toda su presencia erotica; “signo de un triunfo sobre la amenaza de castración, y protección contra esta amenaza.En lugar de un reconocimiento de la castración, erigimos toda clase de coartadas fálicas, luego tratamos de descartar una a una para descubrir la verad q es siempre la castración, pero q resulta la castración negada.El narcisismo dirigido Todo esto conduce a replantear la cuestión del narcisismo en términos de control social. Freud evoca lo qhemos dicho: “se establece un estado en el que la mujer se bsta a si misma, lo q la resarce es la libertadde elección de objeto q le rehusa la sociedad. Tales mujeres no se aman, tan intensamente como elhombre las ama. Su necesidad las inclina a ser amadas y les gusta el hombre q cumple esas condiciones.Tales mujeres ejercen el mayor encanto sobre los hombres”.En el sistema erotico actual se trataría del desplazamiento de “ese narcicismos del cual gozaba en lainfancia el Ego real sobre el Ego ideal”, mas exactamente de la proyección de la perfeccion narcisista de lainfancia. Esta gratificación q la mujer se da de su cuerpo refleja efectivamente una disciplina feroz.Este narcisismo esta situado bajo el signo del valor. Es un narcisismo dirigido , una exaltación dirigida yfuncional de la belleza en cuento hacer- valer y en cuanto intercambio de signos.Toda la moda y publicidad trazan de este modo el mapa de lo tierno autoerotico y su exploración dirigida:ustedes son responsables de su cuerpo y deben valorizarlo, deben utilizarlo según el orden de signosmeditados y mediados por los modelos de masas. Una extraña estrategia tiene lugar aquí: hay desviacióny transferencia de la utilización del cuerpo y de las zonas erógenas a la puesta en escena del cuerpo y dela erogenidad. La seducción narcisista se asocia a partes del cuerpo objetivadas por una técnica, porobjetos, por gestos, por un juego de marcas y signos. Ese neo-narcisismo va unido a la manipulación delcuerpo como valor. Es una economía dirigida del cuerpo, fundada sobre un esquema de reapropiación delcuerpo según los modelos directivos y bajo control del sentido, de transferencia de la realización del deseo
  9. 6. al código. Todo esto instaura como un narcisismo de síntesis q habría q distinguir de las dos formasclásicas del narcisismo: 1. Primaria: fusional. 2. Secundaria: utilización del cuerpo como diferente, Ego-espejo, integración del Ego mediante el reconocimiento especular y mediante la mirada del otro. 3. Terciaria: “de síntesis”. Reescritura del cuerpo clasificado según los modelos colectivos funcionales. Es el cuerpo homogeneizado como lugar de producción industrial de signos y de diferencias, movilizado bajo el signo de la seducción programática.El cuerpo como adicion de objetos parciales cuyo objeto es el usted del consumo.El cuerpo convertido en sistema total de signos ordenado por los modelos, bajo el equivalente general delculto fálico, como el capital se convierte en sistema total del valor de cambio, bajo el equivalente generaldel dinero.La manipulación incestuosaEl cuerpo “liberado” es un cuerpo en el q la ley y la prohibición q antes censuraban el sexo y el cuerpodesde el exterior, se han interiorizado como variable narcisista.La fase actual de la sexualidad genital corresponde a una mutacion: - Ya no es violenta: es una represión pacificada. - Ya no apunta fundamentalmente a la sexualidad genital, en adelante oficializada en las costumbres. Lo que se tiene en mira en este estadio mas sutil y radical de represión y control, es el nivel de lo simbolico mismo.La represión, superando la sexuacion secundaria (genitalidad y modelo social bisexual), alcanza lasexuacion primaria (diferencia erógena y ambivalencia, relación del sujeto con su propia carencia), ya nose ejerce en nombre del Padre, sino en nombre de la Madre.Hemos visto q la erotización y manipulación fálica del cuerpo se caracterizan como fetichizacion: elperverso fetichista se define por el hecho de no haber salido nunca del deseo de la madre q ha hecho deel el sustituto de lo q le faltaba. Se ha creado una situación incestuosa: el sujeto ya no se divide (norenuncia a su identidad fálica), y ya no comparte. La identificación con el falo de la madre le defineplenamente.Asi sucede con el cuerpo hoy, por regla general: si la ley del Padre, la moral puritana queda desbaratada,es según una economía caracterizada por la destructuracion de lo simbolico y la supresión del incesto.Todos vivimos a todos los niveles esta forma sutil de represión y enajenación.Modelos del cuerpo 1. Para la medicina, el cuerpo de referencia es el cadáver. Es el limite ideal del cuerpo en su relación con el sistema de la medicina. 2. Para la religión, la referencia ideal del cuerpo es el animal. El cuerpo como osario, y el resucitado mas alla de la muerte como metáfora carnal. 3. Para el sistema de la economía política, el ideal tipo del cuerpo es el robot. Modelo logrado de la liberación funcional del cuerpo como fuerza de trabajo, es extrapolación de la productividad racional absoluta, asexuada.
  10. 7. 4. Para el sistema de la economía política del signo, la referencia modelo del cuerpo es el maniquí. Contemporaneo del robot, representa un cuerpo totalmente funcionalizado bajo la ley del valor, pero esta vez como lugar de producción de valor/signo. Lo que se produce ya no es fuerza de trabajo, son modelos de significación; la sexualidad misma como modelo.Cada sistema revela, detrás de la idealidad de sus fines, el fantasma reductor en el q se articula la visióndelirante del cuerpo q establece su estrategia.Para el cuerpo en cuento material de intercambio simbolico, no hay modelo, ni código, ni ideal tipo, nifantasma director, puesto q en ella no podría haber sistema del cuerpo como anti-objeto.Phallus Exchange standardA partir de la revolución industrial, una misma gran mutacion cubre a los bienes materiales, el lenguaje y lasexualidad (el cuerpo), de acuerdo con un proceso q señala la generalización progresiva de la economíapolítica, o tb el ahondamiento de la ley del valor. 1. Los productos de vuelven mercancías: valor de uso y valor de cambio. 2. El lenguaje se vuelve medio de comunicación, campo de significación. El lenguaje como medio tiene como fin expresar: el orden de los significados, y en euna forma estructural q regula el intercambio de los significantes: el código de la lengua.El paso a la finalidad funcional, la asignación racional a un contenido objetivo (valor de uso osignificado/referente) sella la asignación a una forma estructural q es la forma misma de la economíapolítica. En el marco neo-capitalista, esta forma se sistematiza: significados y valores de uso desaparecenprogresivamente en beneficio exclusivo del funcionamiento del código y del valor de cambio. Al termino deeste proceso los dos sectores de la producción y la significación convergen. Productos y mercancías seproducen como signos y mensajes y se regulan sobre la configuración abstracta del lenguaje:transportando contenidos, valores, finalidades, sus significados.El cuerpo y la sexualidad se pueden analizar en todos los términos precedentes: valor de uso/valor decambio, significado/significante. 1. Podemos mostrar como la sexualidad desemboca, en su modo de liberación actual, en valor de uso y en valor de cambio. La sexualidad de independiza como función: de aquella, colectiva, de reproducción de la especia, pasa a aquellas individuales, de equilibrio fisiológico, de equilibrio mental, de expresión de la subjetividad, de emancipación del inconsciente, de ética del placer sexual. La sexualidad se vuelve un elemento de la economía del sujeto, se vuelve una finalidad objetiva del sujeto y obedece a un orden de finalidades. 2. La sexualidad toma forma estructural. Ingresa en las grandes oposiciones (masculino/femenino), cuya disyunción la cierne, cristalizando en el ejercicio de tal modelo sexual testimoniado por tal órgano sexual, y cerrando el juego de los significantes del cuerpo. 3. La estructura masculino/femenino se confunde con el privilegio otorgando ala función genital (reproductora o erotica). Este privilegio de genitalidad, repercute en la estructura de un orden social de dominación masculina. 4. La emergencia del falo como equivalente general de la sexualidad, la emergencia de la sexualidad como equivalente general de las virtualidades simbolicas de intercambio; todo ello define la
  11. 8. emergencia de una economía política del cuerpo que se instaura sobre las ruinas de su economía simbolica.5. Promocion de la sexualidad como función, promoción de la sexualidad como discurso estructural. El sujeto se encuentra remitido a la norma fundamental de la economía política: se piensa y se conoce sexualmente en términos de equilibrio y de coherencia.Al igual que los objetos designados obedecen a un imperativo de despojo, reflejando una economía ascética de calculo de función. Al igual q el signo en general tiende a despejarse para traducir la adecuación del significante y del significado, q es su ley y su principio de realidad, así el cuerpo tomado por la economía política, tiende tb a la desnudez formal como a su imperativo absoluto. Esta desnudez,en la q se resume todo el trabajo de inscripción de marcas, de moda, de maquillaje, al mismo tiempo que toda perspectiva idealista de liberación, nada tiene de un descubrimiento o de redescubrimiento del cuerpo: traduce la metamorfosis lógica del cuerpo en el proceso histórico de nuestras sociedades.Al igual q el despojo de los objetos caracteriza su asignación a una función, es decir su neutralización por la función; asi la desnudez del cuerpo define su asignación la función/sexo, la neutralización reciproca del cuerpo y del sexo.Demagogia del cuerpoEl cuerpo y el sexo asumen todas esas esperanzas porque rechazados bajo cualquier orden q hayan revestido nuestras sociedades históricas, se han convertido en metáforas de la negatividad radical. Demetáfora, se los quiere hacer pasar al estado de hecho revolucionario.Al cuerpo como lugar de los procesos primarios , se opone en el sistema actual el cuerpo como proceso secundario: valor de eso y valor de cambio erotico, racionalización bajo el signo de valor. Al cuerpo impulsivo, obsesionado por el deseo, se opone el cuerpo demiurgizado, estructuralizado,teatralizado en la desnudez, funcionalizado por la sexualidad operacional.Este cuerpo secundario, el de la emancipación sexual y de la de sublimacion represiva, es el que estasituado bajo el signo de Eros solamente. Hay una confusión del sexo y del exclusivo principio de Eros;una neutralización del uno por el otro, con exinscripcion del impulso de muerte. El principio de placerse establece como razón de una subjetividad liberada, de una nueva economía política del sujeto. Eros redefine la razón en sus propios términos: es razonable lo q protege al orden de la satisfacción.El cuerpo colocado bajo el signo de Eros, representa una fase mas avanzada de la económica política.En vez de q la desnudez sea escindida por el deseo, juega como equivalencia y puesta en escena del deseo. En vez de q el cuerpo sea escindido por el sexo, juega como significante y equivalente del sexo. Asi, en todas partes, la desnudez, el cuerpo, el sexo, el inconsciente, etc, en lugar de abrir a ladiferencia profundizada, se encadenan como equivalentes representativos unos de otros, semetonimizan y constelan para definir una lógica discursiva de la sexualidad, un discurso del sexo como valor. Apólogo La sexuacion es la partición que atraviesa a cada sujeto. El sexo, es su acepción radical, no podría llegar al estadio de la cifra entera, ni al estatuto contable: es una diferencia, y los dos bordes de la diferencia,que no son términos, no podrían sumarse ni formar parte de una serie. No pueden ser considerados como unidades.
  12. 9. Este dialogo es lógico en el marco del modelo bisexual impuesto (masculino/femenino), puesto q esteplantea el sexo, de entrada, como dos términos estructuralmente opuestos.La ambivalencia del sexo queda reducida por la bivalencia ( de los dos polos y roles sexuales).Actualmente en q esta bivalencia par por las metamorfosis de la revolución sexual, y se esfuman lasdiferencias entre masculino y femenino, la ambivalencia del sexo queda reducida por la ambigüedaddel unisexo.El carnicero de Chuang-Tsu(ej del carnicero: modulo pag 55)Ejemplo perfecto del análisis y de su prodigiosa operacionalidad cuando supera la visión plena,sustancial, opaca del objeto (“al principio solo veía la vaca”…), la visión anatomica del cuerpo comoedificio pleno, dispuesto para el corte, unificado por la representación exterior, y sobre la cual trabaja elcarnicero ordinario, q no hace sino partir por la fuerza, para llegar al reconocimiento de la articulacióndel vacio, de la estructura de vacio donde el cuerpo se articula (“ no me dedico sino a losintersticios”…). El cuchillo del carnicero no es lo pleno q traspasa lo pleno, el mismo es vacio. Elcuchillo q opera de este modo en el discurrir del espíritu analítico, no trabaja sobre el espacio q llena lavaca, sino de a cuerdo con la organización lógica interna del ritmo de los intervalos. Se funda unaeconomía simbólica q es la de una estructura de intercambio: el cuchillo y el cuerpo se intercambian, elcuchillo articula la carencia de ese cuerpo y por eso desconstruye según su ritmo.Este cuchillo es tb la letra de Leclaire, q divide orogénicamente tal lugar del cuerpo según la lógica del deseo.
  13. Resultado de imagen para el intercambio simbolico y la muerte sinopsis

0 comentarios:

Publicar un comentario